top of page
Buscar
  • Foto del escritorSala Urbana

Cuando las palabras se convierten en difamación

Por Redacción SalaUrbana / info@salaurbana.com

 

La difamación es una ofensa que consiste en la emisión de una declaración falsa o engañosa que perjudica el honor o la reputación de otra persona.

LA DIFAMACIÓN ES UN DELITO

La difamación se considera un delito porque viola los derechos fundamentales de una persona, como el derecho a la honra, la privacidad y la libertad de expresión.


En Puerto Rico, la Ley Núm. 329 del año 1999, establece que "Toda persona que maliciosamente a través de cualquier medio, o de cualquier modo, públicamente deshonrare, o desacreditare, o imputare la comisión de hecho constitutivo de delito o impugnare la honradez, integridad, virtud o buena fama de cualquier persona, natural o jurídica, o denigrare la memoria de un difunto, será sancionada con pena de reclusión por un término que no excederá de seis (6) meses, pena de multa que no excederá de cinco mil (5,000) dólares o pena de restitución o cualquier combinanción de éstas, a discreción del Tribunal. De igual forma, el Tribunal podrá imponer la pena de prestación de servicios en la comunidad en lugar de la pena de reclusión".

En términos legales, la difamación puede ser clasificada en dos tipos: la difamación verbal y la difamación escrita. La difamación verbal se refiere a la emisión de declaraciones falsas o engañosas a través de la comunicación oral, mientras que la difamación escrita se refiere a la emisión de declaraciones falsas o engañosas a través de la comunicación escrita.


La difamación puede ser un delito civil o penal, dependiendo del país y del contexto en que se haya cometido el delito. En general, para que la difamación sea considerada un delito, debe cumplir con los siguientes requisitos:


  • La declaración debe ser falsa o engañosa: La declaración debe ser falsa o engañosa para que pueda considerarse difamatoria. Si la declaración es verdadera, no se considera difamación.

  • La declaración debe ser difundida: La declaración debe ser difundida a un tercero para que pueda considerarse difamatoria. Si la declaración es hecha en privado y no hay terceros involucrados, no se considera difamación.

  • La declaración debe causar daño: La declaración debe causar daño a la reputación o el honor de la persona afectada para que pueda considerarse difamatoria. Si la declaración no causa daño, no se considera difamación.


En caso de que se haya cometido un delito de difamación, la persona afectada tiene derecho a demandar al difamador por daños y perjuicios. Además, en algunos casos, el difamador puede ser procesado penalmente y ser condenado a pagar una multa o incluso ser sentenciado a prisión, dependiendo de la gravedad del delito.


En conclusión, la difamación es un delito que puede causar graves daños a la reputación y el honor de una persona. Por lo tanto, es importante tener en cuenta que cualquier declaración falsa o engañosa puede tener graves consecuencias legales.

Referencias:


Continuación del Código Penal, 1974 de Puerto Rico

52 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page