top of page
Buscar
  • Foto del escritorSala Urbana

“Desde Bayamón a Orlando”

Por Samuel Rodriguez Flecha, PhD / info@salaurbana.com


El verano del año pasado paramos a visitar familia en Columbus, Georgia, de camino a la Florida para encontrarnos con familiares, algunos residentes de Puerto Rico y otros de Orlando. Nos pusimos las botas para la cena de ese primer día en Kissimmee. En el Trópico Mofongo, en la Vineland Road, tuvimos que esperar un poco pues había muchos clientes (usualmente un buen indicio de que la comida es buena). El ambiente era festivo, con música alegre y un cantante en vivo. Luego de saborearnos un aperitivo de queso frito con salsa de guayaba y jugos naturales, algunos pidieron mofongo, algunas pidieron arroz con gandules, tostones… Me disfruté un delicioso mofongo relleno de carrucho y pulpo que se va pico a pico con cualquier mofongo de la Isla. Esa tarde nos sentimos lo más cerca que nos podíamos sentir de Puerto Rico sin estar en Borinquen.

Y es que Florida es el estado donde más puertorriqueños residen fuera de la Isla (aprox. 1.2 millones), habiéndole pasado a Nueva York que ocupa la segunda posición con 1 millón, con la mayor concentración de boricuas en el área de Orlando-Kissimmee-Sanford.

Recuerdo cuando niño en Puerto Rico, para eso de los 1980s y 1990s, personas que se estaban mudando para la Florida, mayormente personas retiradas, pero también familias jóvenes que buscaban mejores oportunidades económicas, incluyendo algunos de mis familiares. Ya para los 90s el Sunshine State se había convertido en número dos después de Nueva York. La población puertorriqueña en la Florida continúa aumentando significativamente, a tal grado que, aparte de los nuyoricans, también están los ‘florirricans’ y ‘orlandoricans’ (vea J Duany, ene-feb 2006, Más allá de El Barrio: La diáspora puertorriqueña hacia Florida, NUSO #201).

Aunque los puertorriqueños llevan estableciendo comunidades en la Florida desde mediados del siglo pasado, en el presente continúan movilizándose hacia la Florida nuevas olas de boricuas.

En los últimos 15 a 20 años, tres factores principales han contribuido al crecimiento poblacional boricua en la Florida: puertorriqueños mudándose de otros estados, ya sea por cuestión de retiro, buscando lugares con menos criminalidad, o buscando mejores condiciones económicas, como mejores trabajos, menos impuestos, etc.; los estragos de la crisis económica que se sufre en la Isla desde mediados de la primera década del siglo; y a eso le sumamos los efectos del Huracán María (2017) hasta hoy día.


El área central del estado, donde reside la mayor cantidad de puertorriqueños en la Florida, continúa experimentando un crecimiento significativo en las comunidades boricuas. Este crecimiento ha ido acompañado de muchos sacrificios y trabajo, que con el pasar de los años se va reflejando cada vez más en adquisición de influencia política y económica.

Florida tiene el mayor número de negocios con dueños y dueñas boricuas en los Estados Unidos (vea J Hinojosa, 2017, Puerto Rican entrepreneurship in the US). Un ejemplo de la influencia boricua es el Puerto Rican Chamber of Commerce of Central Florida (PRCCCF) y sus Premios El Josco; negocios desde panaderías hasta lechoneras, muchos aludiendo a sus orígenes isleños, como Café Coquí y Chicharrón Grill; grupos musicales como la Orquesta Vamo’ Alla’; congregaciones religiosas de distintas denominaciones; e instituciones académicas como la Universidad Ana G. Méndez con sus campus Metro Orlando, South Florida, y Tampa Bay.


Además de que ya hay comunidades boricuas bien establecidas, otro de los distintivos de la Florida como destino de relocalización para muchos puertorriqueños, ya sea provenientes de Puerto Rico o de otros estados, es la proximidad geográfica a Puerto Rico. A esto se le añade el clima más favorable en comparación con los estados del norte con sus inviernos y ‘frío pelú,’ con flamboyanes y algunas plantas y árboles frutales.


Evidentemente, estos elementos facilitan el crecimiento y enriquecimiento de la diáspora boricua. Florida se ha convertido en un hub para los puertorriqueños, conectando a boricuas de una parte y otra. Florida es como el Puerto Rico fuera de Puerto Rico. Tan es así que esta compleja realidad en la que visualizamos a la Florida como una extensión de Borinquen se refleja claramente en expresiones culturales del presente. Como dice una canción, “Esto es PR desde Bayamón a Orlando.”


Envíenos sus comentarios, ideas, y experiencias para informar esta sección a redaccion@salaurbana.com. Incluya “Diáspora” en el título de su correo electrónico. El equipo de redacción me hará llegar sus notas.


¡Hasta la próxima!

117 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page